Presupuesto Municipal 2018: Un futuro hipotecado

«Ustedes salen mucho en las fotos pero trabajan muy poco. Nos gustaría que salieran menos, y que trabajasen mas»

(David Bazuelo -portavoz de IU- al Alcalde Rojano, en el Pleno Municipal)

 

En el Pleno Municipal, celebrado el 25 de enero, volvimos a asistir a otra teatralización de lo que el Alcalde de Baena quiere vender como consenso y participación. Desconoce el significado de esas palabras.

Estamos ya ante el tercer presupuesto de la corporación de la mayoría absoluta (por no decir absolutista) con pocos cambios respecto a los  anteriores, con un marcado continuismo y otra ración de más de lo mismo, como nos tiene acostumbrado este displicente equipo de gobierno del psoe.  Aunque equilibrado, en lo que respecta al puro estilo formal y contable, el contenido y la distribución dista mucho de lo que debería de representar para una localidad como la nuestra. 

Presentado -como ya  acostumbran- con prisas y a última hora, haciendo uso del rodillo de la mayoría absoluta y el nulo consenso,  con cambios de último momento y una falta de respeto al pueblo de Baena y Albendín y a las personas que representamos. El presupuesto fue terminado a marchas forzadas, gracias a la gran labor y el duro trabajo, al que se vieron abocados a realizar los trabajadores municipales después de los cambios de último minuto en los números, a caprichos o improvisaciones del Primer Edil. Éste último con la manida excusa de que en años anteriores se escudaba en un «supuesto bloqueo de la oposición» para no aprobar el presupuesto en tiempo y forma, que no significaba otra cosa, mas allá, de querer enmascarar su manifiesta incompetencia. Un claro  ejemplo: la imposibilidad de que los proveedores puedan cobrar sus facturas (y a saber cuando) a pesar de que ellos antes del 31 de enero tienen que pagar el IVA, por falta de previsión. 

El presupuesto, aprobado por el rodillo absolutista del psoey pese a ello con devaneos y cambios de última hora e improvisaciones varias- fue entregado al resto de la oposición escasamente, dos días antes, y habiéndose reducido al tan cacareado consenso y participación, a solo una reunión con los diferentes grupos de la oposición, que en una hora de duración en total, concluía el Alcalde ese proceso de dialogo. Una Hora, el alcalde que se autoconsidera como un hombre de dialogo y consenso, en ese escaso espacio de tiempo, expone a los grupos políticos todo un desglose de más de 17 millones de euros, al que poco margen de negociación -por no decir ninguno- encorseta la acción de la Oposición. 

En ese supuesto consenso siguen sin incluirse partidas económicas para hacer frente a las mociones debatidas y aprobadas en anteriores Plenos, incluso muchas por unanimidad, como puede ser, la aprobada para reconocer a los baenenses deportados a los campos de concentración nazis, pero ejemplos del mismo estilo hay muchos mas, que siguen guardados cogiendo polvo en algún cajón. 

El continuismo y la improvisación son dos palabras que definen muy bien  la acción política del equipo de gobierno socialista y la ejecución de acciones en Baena y Albendín, que actúa, y lo sigue haciendo, a base de improvisaciones, a «salto de mata», sin un proyecto definido de ciudad, visibilizado de esa manera por la inmensa mayoría de baenenses, y como bien se puede leer en los diferentes reconocimientos extrajudiciales o las modificaciones de crédito a las que nos tienen habituados, este mal llamado Gobierno Municipal

«La planificación brilla por su ausencia» como bien indica en una de sus intervenciones el Coordinador de IU Baena, David Bazuelo. Reducido a un simple documento, el presupuesto municipal  que viene sin desglosar por Delegaciones, sin inventario, sobredimensionado con vistas a las elecciones y con el voto en contra de la Mesa General de Negociación-, queda como  un mero tramite que hay que aprobar porque lo marca la Ley, pero que después, ya se va viendo lo que se hace, o no. 

Ante esta falta de respeto y la actitud del equipo de gobierno socialista, solo nos queda hacer nuestra labor de fiscalización y responder con responsabilidad, hacia las vecinas y vecinos de Baena y Albendín, denunciando públicamente sus desmanes y permaneciendo con todos los ojos encima de los números que suponen todas las cuentas municipales. 

Con gastos de personal tan solo incrementado 2000 euros, y con esa subida de valor punto, la subida de poco mas de un 1% en las nominas de los trabajadores (en el global de la partida la subida debería ser mayor) nos da la conclusión de que esto se hace,   con vistas a amortizar plazas de las personas que se jubilan -dicho de otra manera, desaparecen puestos de trabajo- pero por otro lado se disminuyen las partidas destinadas a contratos temporales -las bolsas de empleo-, el gasto corriente vuelve a subir, así como también, se incrementan gastos propios de inversión con claras vistas electoralistas, como viene siendo habitual,previsible e histórico, en los distintos gobiernos del psoe. El PER vuelve a ser agitado por este equipo como inversiones propias, cuando son exógenas, y ya solo esa partida (aunque muy necesaria para nuestras vecinas y vecinos) supone casi la mitad del montante en inversiones. Pese a todo ello, no tenemos garantías de que se vayan a ejecutar dichas inversiones. Previsiblemente volveremos a ver la habitual inactividad del equipo de gobierno. 

Queremos recordar, de una manera dolorosa, que seguimos pagando las deudas acumuladas a lo largo de los últimos años de los (des)gobiernos socialistas, que ya acumulan más de 2 décadas de incremento de la «trampa», y los únicos responsables fueron y siguen siendo, los equipos del psoe.  Este año nos tocará pagar 1.300.000 euros, que deberían haber sido destinados en inversiones (por ejemplo en la reparación de tuberías y calles)  en vez de pagar la descomunal deuda. Para mas inri, en este Pleno, se vuelve a traer un nuevo crédito solicitado para hacer que las cuentas cuadren,  375.000 € algo más de 60 millones de las antiguas pesetas. Sorprendente también es ver como no se introduce la cantidad de dinero que gastamos en compra de agua, a pesar de que llevamos 2 años superando los 700.000 € y se vuelven a dejar  poco más de 500.000€ en las cuentas oficiales, que con total seguridad habrá de ser modificado cuando superemos las cuotas. 

Capítulo aparte, se rebaja la rehabilitación municipal a solo 16.000 € para que nuestras vecinas y vecinos puedan optar a reparar sus casas, pero ya años anteriores, el equipo de gobierno dejó sin ejecutar la mayoría de la partida. En otros casos, se anuncian partidas y gastos que luego no hacen, y llega el año siguiente y las vuelven a vender, como  la rehabilitación municipal, o como las partidas de apoyo a que vengan empresas o subvención alquileres locales comerciales, con un espectacular 0% ejecutado en 2017. Se vuelven a consolidan  las bajadas que hicieron el año pasado en plan de empleo verde y plan de solidaridad, o las ínfimas políticas de medio ambiente, con solo 4000 de gasto que conforman  toda la política medioambiental socialista. 

De políticas de igualdad, si algo cabe destacar, es que no se tienen en cuenta. No se ven reflejadas esas políticas de igualdad de manera transversal en las diferentes delegaciones.  ¿Dónde está el plan de igualdad en este presupuesto? Respuesta: No está ni se le espera. Lleva caducado desde 2016 y no se ha vuelto a renovar.  ¿Éste es el concepto de  políticas transversales que también se apuntan? Tres cuartos de lo mismo con juventud, a la que solo se le tiene en cuenta puntualmente para actividades de tiempo libre o para hablar de botellón.  No existen las las políticas de vivienda, de empleo o formación dirigidas específicamente a jóvenes y ni existe un plan de asentamiento de población para que no sigamos perdiendo vecinos. Las herramientas para que nuestros jóvenes puedan establecerse en Baena y formar un proyecto de vida, una familia sencillamente, ni aparecen. Lamentable. 

Seguimos con una huida hacia delante, la de éste equipo de gobierno, lanzando proyectos sin ton ni son y sin una base concreta ni planificada, como partidas sin presupuesto, como el supuesto establecimiento de un hotel en la Casa del Monte, o el caso contrario, con la Escuela de Idiomas, con partidas en distintas delegaciones. La limpieza de Baena y los problemas del agua, son las principales quejas de los vecinos y tampoco se vé como se mejoran esos aspectos con este presupuesto.

A modo de conclusión, este presupuesto no nos representa, ni es real ni nos podemos fiar de cómo se  va a ejecutar. Los socialistas han demostrado sobradamente que aprueban un presupuesto porque les obliga la ley, no porque responda una planificación económica real y seria acorde con las necesidades de Baena y Albendín. La Imaginación, esfuerzo, innovación o ilusión son palabras que no tienen cabida en este presupuesto. 

Izquierda Unida Baena y Albendín trabaja con  responsabilidad, tesón y constancia, haciendo aportaciones, tomando medidas y presentándolas para bien de nuestras vecinas y vecinos -vía pleno, vía moción, vía ruegos y preguntas, vía Junta de portavoces(cuando el Alcalde tiene a bien convocarla)- pero estas son sistemáticamente, ignoradas o metidas en el cajón del olvido, junto al reglamento de participación ciudadana o la creación del consejo local de medio ambiente y tantas otras cosas.  Este presupuesto ofrece más de lo mismo, y aun peor, para una Baena que está en la UVI, con pronostico grave, al borde del coma, y que este (mal)gobierno socialista de Rojano, sigue con su habitual desastrosa gestión. 

Imaginación, esfuerzo, innovación o ilusión son palabras que no tienen cabida en este presupuesto. 

Desde IU Baena y Albendín, seguiremos trabajando con responsabilidad, tesón y constancia para conseguir que nuestra localidad vuelva a brillar y a generar entusiasmo.

 

 

 

 

 

Sobre Admin

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.